Denuncia a su mujer por ser fea y gana el juicio

Jiat Feng, residente del norte de China, tuvo una hija con su esposa pero, cuando parió… ¡Catástrofe! Según Jiat, la niña era más fea que pegarle a un padre en el día del padre.

Estos padres, una de las parejas más frikis de la historia, estaban totalmente consternados ante la fealdad de la niña, y no se explicaban que hubiera nacido así, ya que ambos, según dicen, son estupendamente guapísimos.

Pero todo se explicó cuando la esposa de Jiat confesó: la fealdad de la hija la había hererdado de ella, porque, en realidad, la mujer se había gastado más de 100.000 dólares en cirugía plástica antes de conocer a su marido.

Ante la revelación de este escandaloso secreto, Jiat Feng demandó a su mujer “por haberle timado y por ser fea”.

¿Lo más sorprendente de todo esto? Que el juez le ha dado la razón a este hombre, por lo que la desgraciada esposa deberá pagarle 120.000 dólares.