Un empresario japonés dejó a su mujer por una muñeca

Un empresario japonés dejó a su mujer por una muñeca. Senji Nakajami es un empresario de 61 años, está casado y tiene dos hijos, pero viven separados porque él trabaja en Tokio.

Para que no se sienta solo compró una muñeca y le puso el nombre Saori. Poco a poco Saori se convirtió en su novia solo un par de meses después de comprar la muñeca de silicona.

Un empresario japonés dejó a su mujer por una muñeca de silicona

Ella nunca me traiciona. Estoy cansado de los humanos racionales modernos no tienen corazón. Para mí, ella es más que una muñeca. Necesita mucha ayuda pero sigue siendo la pareja perfecta con quien comparto momentos preciosos y enriquece mi vida”, explica Nakajimi.

El hombre la lleva a pasear en una silla de ruedas y le compra vestidos. Una muñeca de silicona como Saori puede llegar a costar unos 5.000 de dólares y comienza a ponerse de moda en Asia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *